Pescaleon
PESCA en LEON
más que un deporte

Ultimas noticias - click para ampliar


El tiempo actual en León
El tiempo actual en León



pesca & suelta
Ríos Vivos
Ríos Limpios


Revista Montes nº111
Miércoles, 10 Julio 2013

Los pasos naturalizados como alternativa de mayor valor ecologico a las escalas de peces tradicionales

Por Ricardo García Díaz, Dr. Ingeniero de Montes. Dpto. Ingeniería Forestal. E.T.S.I. Montes U.P.M.

Excelente artículo, publicado en la Revista Montes, en el nº 111 correspondiente al 4º trimestre del año 2012 (págs 58 y 59). Obtenido del Buscador de Artículos de la Revista Montes, http://www.revistamontes.net/Buscador.aspx


(Información publicada con el consentimiento de la Revista Montes)
En este artículo hablaremos de las escalas definidas como «Pasos naturalizados» (Fish ramps, FAO-DVWK 2002). En breves palabras se pueden considerar los pasos naturalizados o rampas de piedras (por este nombre también son conocidos) como un tipo de escala de peces en el que el diseño tiene como objetivo conseguir el mayor grado de similitud con un río (también se les conoce como «ríos artificiales ») cumpliéndose siempre la condición indispensable de que el agua descienda con una baja velocidad lo suficientemente baja para que sea remontable por el mayor número de peces.

Los pasos naturales se pueden aplicar para solventar en las barreras transversales de los ríos en los que se recomiendan que cumplan las dos siguientes condiciones: la primera de ellas consiste en que la variación del nivel del agua aguas arriba de la barrera no sea muy grande, la segunda condición consiste en que la altura de desnivel no exceda un valor recomendable de 2 o 2,5 m. El no cumplimiento de estas condiciones no es una limitación para la aplicación de los pasos naturalizados; normalmente no se construyen pasos naturales para barreras de más altura, si bien esta segunda condición no es limitativa porque cuando la barrera es muy alta se puede solventar el problema construyendo pasos naturalizados más largos.
Figura 1. Esquema de sección transversal cóncava de rampa de piedras de escollera
Figura 1. Esquema de sección transversal cóncava de rampa de piedras de escollera

Figura 3. Esquema del perfil longitudinal de rampa de rápidos y remansos
Figura 3. Esquema del perfil longitudinal de rampa de rápidos y remansos
Figura 2. Rampa con grandes piedras incorporadas.Río Tormes
Figura 2. Rampa con grandes piedras incorporadas. Río Tormes
Las ventajas de estas escalas se encuentran en su gran integración paisajística por incorporar materiales propios de la naturaleza, incluso se consigue crear el propio hábitat del río por ejemplo depositando el mismo lecho del río. La otra gran ventaja es que la mayor parte de ellos permiten el paso de la mayoría de los peces e incluso el paso de gran parte de la biocenosis de macroinvertebrados bentónicos.

En los pasos naturalizados el lecho debe ser lo más natural posible, incluso en el mejor de los casos el lecho puede estar compuesto por el propio del río y en su defecto lo más parecido al mismo.

Gran parte de la información que se expone en este artículo ha sido tomada de la publicación de FISH PASSES, Design, Dimensions and Monotoring ». (2002) publicado por la FAODVWK, a la cual remitimos para obtener mayor documentación.
Figura 4. Rampa de piedras de escollera en Alar del Rey (Palencia)
Figura 4. Esquema de sección transversal cóncava de rampa de piedras de escollera
Figura 5. Escala de rápidos y remansos integrada en el pisaje
Figura 5. Escala de rápidos y remansos integrada en el pisaje
Existen varios criterios de clasificación de los pasos naturalizados; uno de ellos consiste en diferenciar el distinto comportamiento hidráulico del flujo al descender por el paso y conocer cómo se produce la pérdida de energía para que el flujo descienda con velocidades y en condiciones aptas para que los peces puedan remontarlos; con este criterio se pueden diferenciar dos clases de pasos naturalizados.
  • Rampas de piedras. Consisten en la formación de un plano inclinado que salva el desnivel de la barrera; la disminución de la velocidad de descenso del agua se consigue construyendo lechos con gran rugosidad. En función del tipo de piedras y su disposición dentro del río, existen dos subclases de rampas de piedras. La primera corresponde a la rampa con piedras de escollera apoyadas en el lecho según su máxima dimensión (figura 4) y la segunda clase son las rampas con incorporación de piedras esféricas de gran tamaño, apoyadas de pie en el lecho para que presenten la máxima superficie contra el flujo descendente y dispuestas a distancias determinadas para conseguir la rugosidad y la velocidad deseada.

    Una mejora importante en las rampas de piedras de escollera se consigue construyendo la sección transversal en forma cóncava, tal y como se aprecia en la figura 1. Esta sección tiene la ventaja de que para casi todos los caudales siempre van a existir alguna zonas de la sección con velocidades pequeñas y con ello se garantiza que la rampa pueda ser remontada por peces con poca capacidad de nado. Las rampas de grandes piedras esféricas tienen dos rugosidades (figura 2), una primera producida por el propio lecho compuesto de piedras de grava y la segunda debida a la rugosidad generada por las piedras de gran tamaño. Esta segunda rugosidad es la más importante (la cuantificación se realiza con las fórmulas particulares para este tipo de lecho, expuestas y descritas en la publicación anteriormente mencionada).

  • Rampas de rápidos y remansos. Este tipo de rampas se construyen con pequeños umbrales de piedra por los que vierte el agua, por lo tanto funcionan como vertederos, siendo justamente esta zona donde se forman los «rápidos». Entre los umbrales existe el desnivel con el cual la escala pierde cota. La separación entre dos umbrales consecutivos es una distancia mayor a 2 metros, de esta forma entre umbral y umbral se crea una zona de remanso análoga a las artesas de las escalas de estanques sucesivos (figuras 3 y 5). En este tipos de pasos la mayor pérdida de la energía que contiene el flujo se produce en la caída de agua dentro del siguiente estanque. Esta modalidad de paso naturalizado se puede aplicar en ríos con pequeños caudales, circunstancia que las hacen recomendables en gran parte de ríos españoles.

    La disposición del paso del agua en relación con el río puede ser en forma de «bypass», es decir, construyendo una derivación fuera del curso del río, lo cual permite controlar los caudales entrantes, calados y velocidades; esta gran ventaja posibilita que además de permitir el paso de los peces migradores, sea posible conseguir otras funciones, como por ejemplo la instalación de frezaderos.

Ricardo García Díaz
Dr. Ingeniero de Montes. Dpto. Ingeniería Forestal. E.T.S.I. Montes U.P.M.

Sección Pesca de la Revista Montes coordinada por Fernando Torrent Bravo, Profesor de acuicultura de la ETSI de Montes. Universidad Politécnica de Madrid.

Página visualizada el Viernes, 28 de Abril de 2017 a las 10:15:37
Conexión desde 54.80.54.2


El Canto del Gallo


Patagonia Chilena


Taller Agustin González



 


 Aviso Legal
 Confidencialidad de Datos
 Política de Cookies
 Publicidad en Pescaleón
 Contacta
 Síguenos en Facebook
pesca & sueltaRíos VivosRíos Limpios

¿ Estás registrado en Pescaleón ?
   SÍ  - Identifícate
   NO - Regístrate, es gratis

Haz click para entrar