Pescaleon
PESCA en LEON
más que un deporte

Ultimas noticias - click para ampliar


Cargando noticias...
¿Se debe modificar el sistema de sorteo de cotos?




Total de votos actuales : 62     
El tiempo actual en León
El tiempo actual en León



Pesca & Suelta
Ríos Vivos
Ríos Limpios


MARTES, 23-OCTUBRE-2007

Lucios y barbos, especies para la práctica en otoño y en invierno

FirmaLuis Luengo LugarLeón

Finalizada la temporada truchera, la provincia leonesa sigue ofreciendo a los aficionados la oportunidad de disfrutar con la pesca en las aguas catalogadas en régimen especial, donde la captura con caña se encuentra autorizada durante todo el año con la única obligación de devolver al río los salmónidos que se capturen en las épocas de veda para esta especie. Estas masas de agua se encuentran en los siguientes ríos: Bernesga (desde el puente de la carretera de Carbajal de la Legua hasta su confluencia con el río Esla), Torío (desde el puente de Villanueva del Árbol en la carretera nacional 621 León- Santander, hasta la confluencia con el río Bernesga), Órbigo (desde el límite inferior del coto de Sardonedo al límite superior del escenario deportivo social del Órbigo y desde el Puente Paulón en la carretera de Santa Maria del Páramo a la Bañeza, hasta la desembocadura del río Jamuz), Esla (desde la desembocadura del río Bernesga hasta el puente de la carretera comarcal 621 a la altura de la localidad de Valencia de Don Juan), Tuerto (desde la presa de riego de Barrientos hasta su desembocadura en el río Órbigo), embalse de Antoñán del Valle (en toda su extensión, sito en el término municipal de Benavides de Órbigo), embalse de Bárcena (formado por el río Sil, desde la confluencia del arroyo de Velasco con el río Sil, hasta el muro de la presa) y embalse de Campañana (en toda su extensión, sito en el término municipal de Carucedo). También se encuentra autorizada la pesca con caña desde el 1 enero al 14 de octubre en el embalse de Las Rozas (aguas embalsadas del mismo) y en el embalse de Matalavilla (aguas embalsadas del mismo).

Llegado el otoño y la época de veda de las pintonas, muchos aficionados no se resisten a colgar la caña y se acercan a los tramos fluviales donde se puede seguir practicando la pesca en busca de otras especies de gran interés deportivo existentes en algunas de estas aguas. Una de ellas es el lucio, cuya presencia en los cauces leoneses se debe a su introducción fraudulenta en el embalse zamorano de Ricobayo, a finales de los años sesenta, que dio lugar a su ascenso masivo por los ríos Esla y Orbigo, llegando a poner en peligro las poblaciones trucheras. Esta especie, poco deseada en la provincia por el peligro que supone para las pintonas, resulta muy atractiva para algunos aficionados que disfrutan capturando a este depredador nato, rápido en distancias cortas y que caza esperando sus presas oculto entre la vegetación. Los mejores sitios para localizarle son las zonas lentas y profundas del río, las orillas con obstáculos sumergidos, los pequeños entrantes y todos aquellos sitios donde alguna discontinuidad del cauce produzca zonas de calma. Para tener éxito en su captura es necesario tener en cuenta su capacidad visual, olfativa y la habilidad que posee para detectar las vibraciones. Los peces vivos o muertos son los mejores cebos para engañarlos, pero al estar prohibida su utilización en las aguas leonesas los aficionados deberán recurrir a los peces de vinilo, rápalas, devones y cucharillas. El sistema básico de pesca consiste en lanzar el aparejo en las zonas con abundante maleza y vegetación acuática, dejándolo bajar al fondo para luego recogerlo a intervalos, propiciando un ascenso y descenso del señuelo que resultará irresistible para el lucio y lo atacará vorazmente en cuanto entre en su radio de acción. También resulta posible capturarlos a mosca, empleando señuelos artificiales confeccionados a base de pelos de animales y plumas de aves, que dan sensación de vida al moverse debajo del agua y que pueden usarse en superficie como los “poppers” y “divers”, o en profundidad como las moscas tipo “bunny fly”, “woolhead fly”, “flashabou” y “saltwater fly”. Esta especie no tiene limitación de talla ni cupo.

Otro pez que también cuenta con un nutrido grupo de aficionados es el barbo, abundante en los cursos bajos de los ríos leoneses y que suele encontrarse reunido en pequeños cardúmenes de los cuales solamente se dispersa para alimentarse. Su captura puede resultar complicada dada la desconfianza natural que le caracteriza y que provoca su huida al menor síntoma de presencia humana, por lo que se impone una pesca callada y metódica. Las mejores zonas de captura son los remansos situados a la salida de las corrientes y en las proximidades de las chorreras con aguas batidas. Los cebos ideales para engañarlos son los invertebrados que habitan en el fondo del río, el asticot, la ova y la lombriz de tierra, aunque también toman el maíz y el trigo. Cuando la temperatura del agua es cálida, resulta sumamente divertido capturarlos a mosca artificial con cola de rata, empleando un indicador de picada y una ninfa (las de tonalidades marrones suelen dar buenos resultados) que se debe dejar sumergir lentamente en las zonas propicias hasta que el indicador de picada nos alerte con un pequeño movimiento para dar el tirón. La talla mínima de esta especie es dieciocho centímetros, y su cupo doce ejemplares por pescador y día.


Fuente: www.elmundo-lacronica.com · © Promociones Periodísticas Leonesas, S.A.

Origen: http://


No exiten comentarios sobre esta noticia.

Para enviar un comentario, es necesario estar registrado en el foro pescaleon



Página visualizada el Domingo, 29 de Enero de 2023 a las 21:04:59
Conexión desde 3.235.25.27


Taller Agustin González

Chalet junto al Órbigo

El Canto del Gallo

Patagonia Chilena
 
 Aviso Legal
 Confidencialidad de Datos
 Política de Cookies
 Publicidad en Pescaleón>
 
Contacta
 Síguenos en Facebook
pesca & sueltaRíos VivosRíos Limpios

¿ Estás registrado en Pescaleón ?
   S͍  - Identifícate
   NO - Regístrate, es gratis

Haz click para entrar